Buscar
  • Anabel Cervantes Alva

Amor de viejo carruaje



Nuestro amor fue como un viejo carruaje

que te pasea y te agita,

a brincos y girones,

despacio y aprisa,

por baches y matorrales,

por callejones y avenidas.


Él trotaba en mis adentros,

yo raptaba sus pupilas,

él coloreaba el obscuro paisaje,

yo de negro lo teñía.


Nos viajábamos desnudos,

teníamos prisa,

vestíamos ropas invisibles

de besos y caricias;

mis gemidos

desbocaban sus potros,

que cabalgaron locos

mis muecas, y manías.


Sus manos de sensaciones arrieras,

a su galopar me ceñían,

sus caballos

relinchaban mi nombre,

sus herraduras

sobre mi oquedad ardían.

14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

Reciba Notificaciones

909-674-9838

©2020 por Vivir, es poesía.