Buscar
  • Anabel Cervantes Alva

Ladrón de amores

Él fue un seductor asaltante,

ladrón de amor por oficio

un roba todo sin armas,

un galán de cobertizo.


Cuando me miró pasar

me dejó sin lastre,

cuando mi autobús abordó

no pagó pasaje.


El día que me descuidé

me robó hasta el apellido

y a cambio el embustero

me regaló un vestido.


El tiempo pasó,

aprendí su oficio;

robé su corazón alquerque

sus tras noches de vicio.


Robé de su bóveda mil besos

y de su alquitrán los suspiros.

4 vistas0 comentarios
 

Reciba Notificaciones

909-674-9838

©2020 por Vivir, es poesía.