Buscar
  • Anabel Cervantes Alva

No existe cupido

Si existiera cupido,

rompería para siempre

el círculo de amantes

que voltean en dirección contraria

por temor a enamorarse.


A ama a B, B ama a C, C ama a D...

Evitamos poner la mirada

donde no hay espacio para la utopía,

donde se revela una clase de amor

con sorpresivos desenlaces.


Ese amor que no sabe de cortejo,

princesas o carruajes,

ese amor que no sabe de un “para siempre”

ni de príncipes

o perfectos amantes.


Ese amor real,

agridulce,

libre,

defectuoso,

tierno,

exasperante.


Ese amor que eructa cuando come

que ronca incluso por las tardes,

que no repara los desperfectos;

que no cocina ni barre,

ese amor del que te piensas divorciar

o escapar por instantes,

pero que al final del día,

te conforta como nadie,


pues:


Ama incluso cuando te enojas,

cuando olvidas al salir las llaves;

ama las estrías de tu cuerpo,

cree que el tiempo

en tu cuerpo es arte,

y cuelga en la pared la fotografía que odias

por capturar tu lado desfavorable.


Ama tu estilo en la vieja pijama,

ama cuando te arreglas

uses o no maquillaje,

y aunque no te lleve a París de vacaciones

gastará cuánto tiene para mimarte

y compensará con besos

el collar humilde,

donde falta un diamante.


Tomada de es.aliexpress.com


9 vistas0 comentarios
 

Reciba Notificaciones

909-674-9838

©2020 por Vivir, es poesía.