Buscar
  • Anabel Cervantes Alva

No más

Desolación en la piel que recién nacida

ya tiene memoria.

Rojo vivo en la tierra

que mis antepasados mutilados germinan.

Tinieblas en el alma que mece la cuna del pequeño lobo,

que aún no aúlla y ya mama toxinas.


Pecado en los ojos del lobo que vive en laderas de nieve

y devora lo bello por diferente.

Gas pimienta en el tumulto enfurecido

que sin voz como el trueno grita,

que sin crimen paga condenas,

que sin dormir sueña,

y sin alas levita.


Pureza en la negritud de mis hermanos,

belleza en el color de su alegría,

Pólvora que culturas no asesina,

púlpito de pseudo hombres que se sienten dioses,

pero son el diablo cuando discriminan.


Gritar

Gritar

Gritar más fuerte al lobo que asesina,

reventad los cepos en las sienes de sus bancos y avenidas

y evaporar la nieve con el fuego mágico de su algarabía.


Sonar

Sonar

sonar tambores más alto,

reconstruir con su ritmo las nuevas pupilas.

Filtrar de la leche las malditas toxinas

y destruir el púlpito rancio

que por tan alto

de la ley haya el atajo

que mutila

que incrimina

y asesina.



3 vistas0 comentarios
 

Reciba Notificaciones

909-674-9838

©2020 por Vivir, es poesía.