Buscar
  • Anabel Cervantes Alva

Oda a la madre tierra



Tú,

la más bella,

habitada por quienes

tus paraísos albergan,

sin cobrar peaje

amamantas,

vistes,

procreas.


Tú,

la más bella,

la de olivos coronada

y de barro fresco tus huellas.

Cuerpo de paraíso perene,

aroma de selva y arena.


Tatuados son tus linderos

más andariegos tus hijos,

migrando alivian

sus penas.


Tú,

la más bella,

la de cenotes profundos

que arrulla embriones

bajo la arboleda;

la de verdosos vestidos

presumiendo primaveras,

la de los pies descalzos

chapoteando la marea,

con juguetes de junco y roble,

y melena de palmeras.


Tú,

La más bella,

caricia de musgo

en luna llena.

Pechos de manantial que sacian,

lava en tus venas abiertas,

voz de cenzontle oceánico,

grito de arroyo que bufa;

aullido de tormenta.


Ojos estelares

en tu mar regodean;

el festín de los peces,

el vaivén de tu silueta,

que sin descanso

gira,

que sin descanso pasea.


Tú,

La más bella;

en ti vive el artesano,

el esclavo, el alfarero;

de ti vive el comerciante,

campesino y ambulante;

para ti vive el artista,

el nativo, el activista;

construirte debe el obrero,

conquistarte quiere el extranjero,

explorarte anhela el turista,

y poseerte el capitalista.


Sobre ti construyen monolitos,

y entregando van sus faenas,

ante etéreos entes inertes,

se pierden, se mutilan,

se doblegan.


Más tú,

cariñosa madre

pura mantienes tu esencia,

obsequias bienes a incautos,

usureros, mecenas.


Oh,

bella entre las bellas;

ungir deberías tus mellas,

abatir el gemir del viento,

incinerar la mala hierba.


Tú,

la más bella,

en ti nace el día,

el fruto… la pureza,

en ti la felicidad florece,

y la riqueza se revela.


Mi amada Tonantzin

tu alegría

el espíritu eleva;

el sol ante ti resplandece,

el ave en tu cielo vuela,

y el indio danza sus ritos

como parte de su naturaleza.


Tú,

la más bella;

la madre que amamanta,

que no descansa,

que siempre es bella.

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

Reciba Notificaciones

909-674-9838

©2020 por Vivir, es poesía.