Buscar
  • Anabel Cervantes Alva

Poema Tequilero

Actualizado: feb 8


Tomada de: Amura Yachts & Lifestyle



Elixir embriagador

por tu mágica esencia,

aunque inerte cautivador,

transmutador de conciencias.


Herencia prehispánica

regalo de Dioses,

hibernas por años

en espinosos corazones.


Conocida bebida eres,

por el calor de tu cuerpo

para olvidar te buscamos

y en el beber nos perdemos.


Descubres de nuestras bocas

la mejor de las sonrisas,

y en el ir y venir de copas

al parecer nos dominas.


En tu sabor reposado,

las manecillas navegan

sobre tus aguas morando

en el barril de madera.

Te vuelves rico y maduro

con el transcurrir del tiempo,

entre más tiempo más puro

y entre más puro más quiero.


Brindas azulada calma

a mis tristes noches bohemias

remanso rocío del alma

anestesiando vas mis penas.


Anestesia peligrosa,

para el arriesgado forastero

que sin parar se desboca

en tu manantial austero.

Por el efecto sentir

de pagar olvida la renta;

por beberte comete errores

y al tomar pierde la cuenta.

Pierde del banco su crédito

y del amor los imanes

más con tu efecto termina

encontrando otros afanes.


Ay tequila no te acabes

reposar ya no te dejo,

que por ti perdí la calma

y mis bienes por...

(Es broma!,,)


Me despido por precaución

pues me punzan los sesos

hasta aquí llegó el poema

mi tequila y los excesos.


Aunque el tequila por su efecto

no es ni bueno ni malo,

el beber es un defecto

cuando te pasas de tragos.



46 vistas0 comentarios
 

Reciba Notificaciones

909-674-9838

©2020 por Vivir, es poesía.