Buscar
  • Anabel Cervantes Alva

Iniciar de cero

Actualizado: mar 20


Amaneció,

guardé en la vieja mochila un racimo de ilusiones,

dije adiós a la nostalgia,

tiré la brújula por el inodoro,

derramé café sobre el mapa.

Me extravié,

anduve sin rumbo

como el niño en sus primeros pasos.

Caminé por donde no había veredas

yo era la vereda;

escalé la colina más alta,

me creí montaña;

respiré aire puro

y sentí que volaba.

Fui sol, viento, árbol, rocío

tierra, polvo,

silencio,

bullicio.


Me volví todo,

me volví nada,

descubrí lo pequeño de mi ser

y la grandeza de un instante.


9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo