Buscar
  • Anabel Cervantes Alva

Iniciar de cero

Actualizado: hace un día


Amaneció,

guardé en la vieja mochila un racimo de ilusiones,

atendí mis últimos compromisos,

dije adiós a la nostalgia,

tiré la brújula por el inodoro,

derramé café sobre el mapa.

No me apetecía ningún itinerario,

ni protocolo,

reglas,

o destino.

Me extravié,

anduve sobre mis pies sin rumbo

como lo hace un niño en sus primeros pasos.

Caminé por donde no había veredas

yo era la vereda;

escalé la colina más alta,

me creí montaña;

respiré aire puro

y sentí que volaba.

Fui sol, viento, árbol, rocío

tierra, polvo,

silencio,

bullicio,

me volví todo,

me volví nada,

descubrí lo pequeño de mi ser

y la grandeza de un instante.


7 vistas0 comentarios
 

Reciba Notificaciones

909-674-9838

©2020 por Vivir, es poesía.